Google+ Followers

lunes, 23 de junio de 2014

El vivero

Sembrar una semilla es como hacer magia. Cositas pequeñas o muy pequeñas de las que salen plantas enteras, árboles gigantes. Estos diseños de la Naturaleza me parecen fascinantes... ¿quién podría imaginar que ahí dentro cabe un árbol? y claro, no es el árbol lo que está ahí sino una pequeña máquina orgánica para producirlo con la información necesaria para guiar todo el proceso... Es como si con sólo enchufar un pen-drive poco a poco se fuera formando un PC.

Desde que tengo una pequeña huerta cerca de mi casa, planto todo lo que se me ocurre. Hay cosas que no voy a poder hacer crecer en Burgos porque no se dan en climas fríos pero me parece tan maravilloso ver cómo nace un árbol... y desde que tengo mi proyecto de establecer un bosque de alimentos en la meseta burgalesa, estoy cogiendo estacas de árboles frutales que son ricos para ver si los puedo "clonar".

Semilla de kumquat germinada,


Dos estacas de un delicioso melocotonero blanco plantadas y una ha prendido.


Dos estacas de brevas del pueblo, a ver si se animan


Plante tres huesos de litchi recién comidos. Han gerninado dos pero no les va el clima de Burgos


Madroños


Arbusto goji de estaca, prende muy fácil


Kumquat para el pueblo junto con un castaño y un magnolio


Grosellero rojo al fondo y grosellero negro en primer plano


Cerezos hijo de un cerezo muy rico, intentaré trasplantarlos


Morera negra de dos sabias nacida de semilla


Riquísimo ciruelo claudio del pueblo y sus hijos al borde del camino. Intentaré el trasplante.


Nogal  del pueblo de unos tres años sembrado por algún pájaro. Intentaré trasplante

Tal vez sería más adecuado comprar árboles ya crecidos, injertados en pies que lo aguantan todo, y aunque en algunos casos va a ser así, también quiero sacar adelante árboles que nazcan desde semilla o de estaca. Aunque tarden en producir la fruta, es muy bonito ver un árbol crecer. Cuando es necesario, también sé ser paciente.

1 comentario: