Google+ Followers

sábado, 10 de mayo de 2014

Acción: El primer depósito

Me gusta aprovechar las cosas, dar nuevas vidas a los objetos. La finca fue comprada junto con una construcción cercana, un corral como le llaman en el pueblo, una cuadra-pajar que diría yo. Como el acceso era muy malo y el último tramo sólo se podía hacer andando, llevar cosas allí suponía un gran esfuerzo; así que aprender a aprovechar los cachivaches que había en el corral, fue casi una cuestión de necesidad. Ahora ya hay una pista que nos acerca bastante pero me sigue gustando mirar los "trastos" y pensar qué utilidad se les puede dar, es muy creativo; aunque hay un riesgo en esa filosofía de no tirar nada "por si pudiera servir".. ¡es el principio del síndrome de Diógenes!.

Sin embargo, en esta ocasión, se han unido varias cosas dejadas a un lado y que han sido provechosamente reutilizadas: un depósito de 1000 L que estaba sucio de aceite y que me regalaron, una bandeja de chapa que había en el corral donde se echaba presuntamente de comer a unas gallinas, varilla roscada abandonada y un pallet que se iba a tirar en el almacén de mi empresa. Coste total: 0 €. Vamos bien.

Tuve que romper el depósito por arriba para poderme meter y pegarle una fregada con tierra y luego detergente. Junto con mi amable colaborador llevamos a "riñón" (bueno, tampoco pesa tanto y tampoco son 2 km de distancia) el depósito, la bandeja y el pallet y lo colocamos en la zona alta de la finca. La idea es recoger agua en lo alto para luego poder regar por gravedad; la posibilidad de recoger agua allí mismo y disponer de ella en los meses secos es la clave que hará que este bosque funcione.

Cada zanja tendrá su depósito y su riego

La bandeja tiene aproximadamente 1,5 m2, y si hacemos el cálculo de esta entrada, tendremos una posible recogida media de 830 L anuales, y en el depósito caben hasta 1000 L. Eso quiere decir que las próximas bandejas tendrán que disponer de más superficie de recogida. Veamos qué tal se da la recogida este año, y como de momento no hay más bandejas disponibles, tendré que mandarlas hacer y ya tendrán un diseño más elegante porque el agujero central para que pase el agua al depósito lo hemos hecho esta vez a martillazos; pero eso, para la próxima temporada.

Dos días después de colocar el depósito llovió y allá nos fuimos a ver si nuestra obra de "ingeniería" funcionaba...



Y nos llevamos una gran alegría.


2 comentarios:

  1. Donde queda ese hermoso lugar.. me facinana esas montanas...Que hermoso lugar.. ideal para la permacultura...

    ResponderEliminar
  2. Me pasa igual, es un lugar muy austero con pocos árboles pero me tiene atrapada. Está en la provincia de Burgos en España. Gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar